¿Cómo usar el inglés en tu día a día?

17/09/2019 By
94

 

Aprender un idioma, específicamente inglés, necesita ser una práctica constante en el día a día de quien desea ser fluido en el idioma. Tiene que ser una práctica constante y disciplinada para poder alcanzar las metas que se desean alcanzar. Por eso, aquí dejo algunos tips para usar inglés en el día a día y sin aburrirte o frustrarte en el intento.

Claro está, todo esto suena bastante estructurado, cuadriculado y hasta aburrido para muchos estudiantes del idioma. Sin embargo, es necesario tener un plan de acción para poder obtener la fluidez necesaria. Pero con esto no quiero decir que aprender inglés es aburrido y debe tener una fórmula específica para todo el mundo.

 

 

Leer

Lee en inglés. Si, el hábito de lectura no es para todos, pero es excelente para incrementar vocabulario, obtener compresión lectora del idioma y comprender el contexto de la situación. No necesariamente tiene que ser un libro de 500 páginas o un clásico de la literatura. Puede ser un artículo pequeño, un blog post o newsletter. Solo con leer 10 o 30 minutos diarios ayuda en el proceso de aprendizaje.

 

Escuchar

Podcasts son la nueva versión radial para muchos. Según Christopher Lydon, un podcast es un enfoque diferente a la radio, se considera más íntimo porque al ser grabado en internet puede ser descargado y escuchado en cualquier momento. Escuchar un podcast en inglés ayuda a familiarizarse más con el acento del nativo, sea americano, británico, australiano, entre otros. Además, lo podcasts son variados ya que pueden ser sobre noticias, hechos de la historia, e incluso sobre el idioma inglés. BBC English produce podcasts que son fáciles para el aprendiz.

Música, música y más música. La música mueve fronteras, conecta culturas y une a personas de diferentes creencias. Además, es una de las mejores herramientas para aprender un idioma. Escuchar una canción en inglés ayuda a tener un contacto más casual con el idioma, es decir, muchos artistas usan términos en inglés que son informales y esto ayuda al no nativo a acercarse un poco más a la vida “cotidiana” del nativo del inglés. Con esto, el aprendizaje se hace mucho más sencillo y genuino y no solo enfocado en la forma “correcta” de hablar y pronunciar cada palabra del inglés.

 

Escribir

A muchos no les gusta escribir. No obstante, escribir puede ser un hábito que puede llegar a ser terapéutico inclusive. Escribir listas de tareas, pendientes que hacer en el día, la semana o el mes y/o llevar un diario del día en inglés es la actividad ideal para el uso del vocabulario que se ha estado aprendiendo y más importante es el uso del vocabulario que se usa a diario y que muchas  veces se pasa por alto para aprender palabras que creemos serán grandes indicadores que manejamos el idioma y lo que hacen es abrumar la adquisición del aprendizaje.

 

Hablar

El último, y no por eso menos importante, es hablar. Si escribir es la actividad ideal para usar el vocabulario aprendido, hablar es la prueba de que sabemos cómo poner en uso esas palabras nuevas que estamos aprendiendo, las frases, oraciones, expresiones idiomáticas y todos los elementos nuevos a los que somos expuestos del idioma. Puede parecer difícil practicar el habla si en tu medio no hay nadie que estudie o hable inglés, pero existen páginas educativas dedicadas a crear vínculos con personas alrededor del mundo para mejorar el habla en inglés, incluso tener conversaciones frente al espejo crea confianza y afianza la producción del habla en inglés.

 

Todos estos tips, y muchos otros más, que se pueden adaptar a todo tipo de persona, ayudan al uso del inglés en el día a día y, por supuesto, ayudan a mejorar la fluidez del idioma si son practicados con constancia y disciplina y así ser un experto en inglés cuando menos lo esperas.

 

Por María Fernanda Inojosa.

Any Romero avatar

Any Romero

Author of this post