Constancia

Constancia es la clave

03/09/2019 By
184

Por Elena Morales.

 

Hoy en día, tenemos muchas facilidades para aprender y conservar el inglés como segunda lengua, es muy común escuchar recomendaciones como por ejemplo ver series y películas en inglés más no dobladas al español, leer textos, noticias, artículos o libros en inglés para mantener fresco el idioma y evitar perderlo con el paso del tiempo, entre otras. Pero sin duda la clave es la constancia.

 

En mi experiencia, por más cliché que suena, porque sí suena como cliché, eso si funciona. Incorporar en tu vida cotidiana el idioma o idiomas que estés aprendiendo, es clave para mantenerlo en el tiempo. Ya que nuestro cerebro, cuando no usa la información (o conocimiento), lo desplaza, para así darle paso a nuevos aprendizajes a lo largo de la vida.

 

Desde primaria y sobretodo bachillerato, tenía presente el inglés en mi vida, no a profundidad; pero con clases regulares en el colegio y relativamente buenos profesores. Luego, ingresé a una academia y culminé mis estudios en el idioma. Creí que había terminado y que por tener un título que me acreditaba como bilingüe, lo iba a ser siempre.

 

Claro que no fue así, con el tiempo y la falta de uso cotidiano del idioma, perdí bastante la pronunciación y sobretodo la fluidez. Ya no tenía al alcance muchas cosas, tras pasar un par de años. No perdí todos los conocimientos, claro está, pero sí había una diferencia importante de cuando me gradué en el instituto a un tiempo después.

 

Es un maratón, ¡no una carrera!

No fue sino hasta avanzada mi carrera universitaria, que ingresé a un modelo internacional de las Naciones Unidas completamente en inglés, que tuve que poner a prueba mis conocimientos, recordar muchas cosas y desempolvar el idioma. En ese momento me di cuenta que me tenía que poner al día, y rápido. Ya que no sólo las reuniones eran en inglés, sino que lo que estudiábamos, leíamos, hablábamos, las actividades que hacíamos y debatíamos ¡era todo en inglés!

 

Gracias a que lo había tenido presente a lo largo de los años, no me costó tanto ponerme al día, pero ésa fue la diferencia. Si no hubiese tenido el idioma presente de alguna manera después de graduarme, bien sea escuchando música, leyendo o escribiendo el inglés, no hubiese podido completar los meses de entrenamiento. Y por ende, no hubiese tenido la posibilidad de hacer mi sueño realidad: ir a Roma, Italia. Sede donde se realizó el modelo ese año, y donde tuve la oportunidad de representar tanto a mi universidad, como a mi país, fuera de nuestras fronteras.

 

 

Any Romero avatar

Any Romero

Author of this post